¿CUÁNTO VALE UN BEBE PARA UN MINISTRO DE SALUD?

Siempre me causa gran pena cuando debo de tocar ciertos temas urticantes que muchos desean evitar, no sé si por ignorancia o por simple vergüenza. Según informes muy actualizados de la UNICEF (Fondo de Naciones Unidas para la Infancia) y que no son muy alentadores, dan a conocer datos de nuestro país.

De ellos se puede deducir que no ha invertido lo suficiente para dejar bien atrás las cifras más elevadas de mortalidad infantil en Latinoamérica. Sin embargo toda la región si ha hecho un gran esfuerzo en dicho área.

La tasa de mortalidad neonatal, teniéndose en cuenta los primeros 28 días de vida, es de cuatro muertes por día, números que permanecen estancados desde los últimos 20 años. 

Por lo que todos los ministros de salud que ocuparon el cargo desde el golpe del ´89, deberían ser interpelados y sancionados por alta traición a la Patria, o bien por crímenes de lesa humanidad al desviar fondos de muchas ONGs destinadas a tal efecto. 

Resulta aterrador enterarse que de cada 100 muertes que ocurren, 43% de ellas son bebés entre cero y 28 días, siendo mucho más atroz saber que un alto porcentaje de muertes maternas, neonatal e infantil, son totalmente evitables. 

Las adolescentes embarazadas representan la quinta parte del total de las muertes registradas. Si bien existe cierta mejoría en la tasa de mortalidad materna, que descendió de 164 a 89 por cada 100.000 nacidos vivos, sigue siendo aún bastante alta en comparación con nuestros vecinos. 

En lo que se refiere a la mortalidad materna, los números no son mejores ya que la tasa existente en Paraguay nos dice que hay 170 fallecimientos por cada 100 mil nacidos vivos, mucho mayor índice que Argentina (70) o Uruguay (20). 

Si nos referimos en cuanto al índice de mortalidad infantil existente, es de mil nacidos vivos. Es notable observar que también es considerablemente más elevado que los países vecinos: Paraguay, 34; Brasil 24; Argentina y Uruguay, 12. 

Según la Organización Panamericana de la Salud y el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social de Paraguay coinciden en que la mortalidad materna es la primera causa de muerte de mujeres entre los 20 a 29 años y las causas que la provocan han permanecido con muy pocas modificaciones durante estos últimos 20 años. 

Las principales causas de la mortalidad materna son: Aborto (23,8%), toxemia (21,2%), hemorragias (18,5%) y septicemia (10,6%). Si bien no figuran en esta simple lista, debería incluirse la ignorancia, la falta de un programa sobre sexo, impulsado por el MEC (Ministerio de Educación y Culto) en todas las escuelas y aberrante la intromisión de las distintas iglesias cristianas que tanto se oponen a ello. 

Existen datos fehacientes que indican que el 82 % de los casos de mortalidad infantil y el 63 % en cuanto a mortalidad en menores de cinco años, son evitables o en el peor de los casos disminuir, si es que se contara con una atención integral a la salud de la mujer.

Eso teniendo controles prenatales periódicos, una buena atención calificada durante el parto, tanto de la madre como del recién nacido. 

No menos importante es mejorar el estado nutricional de la mujer en el pre y posparto así como de los bebes en las diferentes etapas de su crecimiento, pero también acompañado de un buen sistema sanitario, que prevenga las enfermedades propias de la infancia. 

Pero desgraciadamente continúan muriendo en nuestro país alrededor de unos diez niños por día y hasta la actualidad esta cifra no ha podido ser disminuida, a pesar que sus causas son prevenibles. 

Es muy importante que la gente sepa las verdaderas causas por la que todos los días, en nuestro país, mueran alrededor de unos diez niños, pero lo más triste es que todas ellas son prevenibles con lo cual, la ira que siento y la de la gran mayoría de nuestros compatriotas se potencia. 

Si hacemos una lista siguiendo los porcentajes de muerte en orden decreciente, podemos mencionar dolencias como neumonía, influenza, diarrea, causas externas, anomalías congénitas, enfermedades producto de mala nutrición y anemias. Tampoco se puede dejar de mencionar meningitis, tumores y septicemia, que son los que tienen menor importancia porcentual. 
Otro tema muy poco conocido o bien que pasa como desapercibido en los medios de comunicación masivos es la gran cantidad de huérfanos de madre anuales. 

En 2010 murieron 182 mujeres por causas todas relacionadas con el embarazo, el parto y el puerperio; esto significa en números absolutos entre 3 y 5 muertes por semana. Por lo que se estima en más de 400 los huérfanos de madre al año, en todo el país. 

En realidad es muy triste el panorama que se observa en nuestro paupérrimo sistema de salud pública, que si bien es relativamente gratuita, está totalmente mal planificado, con grandes hospitales en las cabeceras de los departamentos y nada en sus ciudades, a lo sumo un cuartucho mal provisto que simula ser un dispensario. 

El diseño del emplazamiento de los hospitales es absurdo ya que hay lugares donde no existe un establecimiento sanitario en 200 o 300 kilómetros. Son pocos los que cuentan con una complejidad media, demás está decir que lo de alta son monopolio de Asunción con lo que todo enfermo grave depende de eso y no todos están en medianas condiciones de ser transportados. Casi no existen ambulancias aéreas. 
En materia de salud, todos los indicadores que han sido analizados por los entendidos en la materia, hablan que son los peores del Mercosur y se mantienen casi sin grandes modificaciones, desde hace años y no lo digo yo si no la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud. Por si lo dudan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *