EL CURITA MENTIROSO Y LA HERMANITA GASTADORA

Una suma realmente extraordinaria, para un país que está soportando una crisis económica y que el equipo asesor ministerial no da pie con bola ni tiene la más remota idea de cómo salir de este horrible atolladero.

 

Volviendo al tema, con todo ese dinero mal utilizado qué bien se lo podría invertir en escuelas, centros sanitarios, caminos de todo tiempo, así como el acompañamiento a los pequeños y medianos productores.

 

A esta altura del campeonato, mucha gente comienza a preguntarse cuál es la verdadera diferencia entre la administración de Carlos Mateo Balmelli y Carlos Cardozo al frente de Itaipú y Yacyretá respectivamente y las fallidas gestiones de Víctor Bernal y Paul Sarubbi, de quienes pesa graves sospechas de manejos “non santo” para con las arcas de dichas represas, durante la dinastía de Nicanor I.

 

Como el ridículo puesto de la Primera Dama para un presidente soltero, solo porque el protocolo así lo manda. Caramba, vivimos no solo en el Tercer Mundo, sino que en un país quebrado por los malos gobernantes tras varias décadas y terminado de refundir luego del 20 de abril del pasado año.

 

Nuestro querido y nunca bien amado presidente nos ha mentido en varias oportunidades. Entre ellas, la de sus innumerables y no todos reconocidos hijos y que han servido para poblar nuestro país y desparramar el apellido Lugo por toda la geografía nacional; pero que ese es un pecado que solo nuestro Creador, en su momento, se lo cobrará.

 

Sin embargo nuestro querido presidente pareciera esta “ni ahí” en cuanto a lo que nos sucede en el día a día, ya que de buenas a primera decide comprar aviones Tucano de origen brasilero, por cien palos verdes y que como todo el mundo sabe, ya los hemos tenido en una época y en poco tiempo, todos se nos fueron al mazo. Brasilero y chino no son mucho de fiar en cuanto a su calidad, pero que te lo venden baratito como para que entres y luego todos sabemos lo que pasas con sus productos.    En fin, pero como en el fondo todos lo queremos a nuestro querido presidente y no queremos que caiga en el pecado, le recomendamos que lea esta oración y la repita una 500 veces, por lo menos y después el PATRÓN dirá que hace con él.

 

“Señor Jesús, Tú nos pides que siempre digamos la verdad, ayúdame a decir sí, cuando es sí, y decir no, cuando es no.

 

No quiero seguir mintiendo.

 

Perdóname, Señor, por las tantas mentiras que he dicho.

 

Ayúdame a tener fortaleza para ser veraz y honesto.

 

Cuento con tu ayuda. Yo te entrego mi deseo de no faltarte más con mentiras. Amén”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *