Il Peccato e la Vergogna dans la Cité du Vatican

Por fuente periodística se entiende todo aquel emisor de datos del que se sirve el profesional de los medios de comunicación para elaborar el discurso narrativo de su producto informativo. Es cualquier entidad, persona, hecho o documento que provee de información al periodista para que éste tenga elementos suficientes para elaborar una noticia o cualquier otro género informativo.  La relación entre el periodista y la fuente informativa en ocasiones puede ser motivo de conflicto; el mantenimiento del secreto profesional es un ejemplo de ello. (Wikipedia)

No me considero  periodista, sino un simple ñembo opinólogo (Opinólogo es un término despectivo aplicado a personas que, generalmente en los medios de comunicación, opinan sobre cualquier tema como si fueran especialistas).  Asi que para evitar que la gente  pregunte mi fuente o el origen de la información, me voy a escudar en la famosa frase:
“Me dijeron, pero no me consta”.
Decorticando la frase, podríamos decir que “Me dijeron”es mi fuente periodística, & “Pero no me consta” es la libertad de expresión que tiene todo individuo para expresarse libremente o dar a conocer alguna información.
El no camina en barrios suburbanos
el es un hombre decente
el nunca toca la gente con las manos
el es tan independiente.
Es parte de la religión
es parte de la religión
es parte de la religión
Todo comenzó con un plata je’u.  En enero del 2010, fue bloqueda  una transferencia de fondos de 23 millones de €uros, entre el Banco del Vaticano y una entidad finaciera italiana.  La primera cabeza en rodar fue la del Monseñor Carlo Maria Vigano, ex administrador de la Ciudad del Vaticano, que recibió un ascenso  y fue enviado a los Estados Unidos. Vigano no fue el que comió la plata, mas bien el molestaba a los querian dar un destino inapropiado (plata je’u) al diezmo de los fieles.
“Me dijeron, pero no me consta”.
El siente culpa,
el vive torturado
el no es tan inteligente
el nunca avanza,
camina de costado,
el tiene miedo a su mente
Es parte de la religión
es parte de la religión
es parte de la religión
La segunda cabeza que rodó, fue la de Ettore Gotti Tedeschi, presidente del Banco del Vaticano.
Tedeschi, hombre de confianza de Benedicto XVI, propuso reglamentar la transferencia de fondos desde el Vaticano, para evitar malversación de dinero y el blanqueo de dinero sucio. Otra de sus propuestas fue la de realizar una auditoria al Banco, por intermedio del organismo  Moneyval. Dada la trayectoria y la credibilidad de Moneyval, si se realizara una auditoria, se sabria  exactamente cuánta plata entró y cuánta plata salió.
El Cardinal Bertone (segundo en la cadena de mando después del Papa),  junto a su gente de confianza, se opuso totalmente a reglamentar o dar mas poder de investigacion a Tedeschi.  Bajo el pretexto de que la modificacion del reglamento del Banco, supondria la perdida de  soberania de la Santa Sede, que por cierto es el Estado mas rico del Mundo. Bertone, aprovechando su influencia, dio una patada al trasero de Gotti Tedeschi y el hombre que fue traido por Benedicto XVI tuvo que irse a su casa, sin que su padrino pudiera hacer nada para evitarlo.
“Me dijeron, pero no me consta”.
Ella se desnuda y se desviste
tan lésbicamente
que no puedo dejar de sonreír.
Todo se construye y se destruye
tan rápidamente
que no puedo dejar de sonreír.
Es parte de la religión
matar
es parte de la religión
mentir
es parte de la religión
(Parte de la Religión, Charly Garcia/1987 Sony Music)
Luego de la aparicion del libro de Gianluigi Nuzzi, que publicó las cartas enviadas a Benedicto XVI, en donde diferentes sectores se jaguareaban unos a otros, la tercera cabeza en rodar fue la de Paolo Gabrielle, mayordomo del Papa.  Esto fue lo que le dijeron para echarlo del cargo :
“En nombre de Su Santidad Benedicto XVI, gloriosamente reinante, invocada la Santísima Trinidad, en base a los artículos 402, 403.1 y 4040.1, declaramos al acusado, Paolo Gabriele, culpable”.
Asi, el hombre que cuando el Papa se despertaba a las 06h30 AM ya estaba listo para servirlo, y que no se retiraba a su domicilio, sino una vez que Benedicto XVI retornaba a su lecho a las 10h30 PM, y que filtro las informaciones privadas de la Santa Sede por amor y convicción a la Iglesia, fue condenado a 18 meses de carcel. « Yo no quise dañar a la Iglesia, solo quise ayudarla. Yo filtré los documentos con el unico afan que se supiera lo que estaba pasando y se pudiera hacer una limpieza en el Vaticano », fue lo que dijo Gabrielle en su defensa.
Lo que pasa en el Vaticano no es nuevo, solo que ahora la guerra de clanes dentro de la Santa Sede esta mas reñida que nunca. Cada uno de los 3 clanes que forman el primer y segundo anillo del Vaticano, es decir los que tienen el poder de decision, estan enfrascados en una lucha de poder, supuestamente para benefcio de los feligreses ????
Es bien sabido que en el Vaticano hay 3 clanes : los célibes, los heterosexuales y los homosexuales.  Lo unico comun que pregonan estos clanes es de mantener la credibilidad de la Iglesia, es decir no perder el mayor capital que poseen, la autoridad moral. Si se pierde la autoridad moral, automaticamente baja la credibilidad de la Iglesia, y automaticamente tambien va bajar el diezmo de los fieles, es decir menos plata para la joda.
“Me dijeron, pero no me consta”.
Bendicto XVI fustigó en su homilia la hypocresia religiosa y las actitudes que solo buscan el reconocimiento de la gente, en la misa del miércoles de  Ceniza llevada a cabo en la Basilica de Saint-Pierre, en fecha 13/02/2013.
« No me dijeron, me consta »
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *