LA CORRUPCIÓN GOZA DE BUENA SALUD

El uso de los recursos del Estado, obtenidos ilegalmente y la utilización del poder en beneficio propio, perjudica al pueblo especialmente en los sectores más pobres.

 

Esta pequeña introducción ha servido para esclarecer los términos y unificar criterios, por lo tanto de ahora en más se puede seguir avanzado sobre terreno más firme. Todos los que apostaron a la candidatura del actual presidente, si bien no se han desilusionado del todo, pero si fuera hoy nuevamente el día de elecciones, no creo que mucha gente lo volvería a votar.

 

Por expresa disposición del señor presidente, se le retiró gran parte de la publicidad de Itaipú, a los medios masivos de comunicación, con el fin de dirigir esa enorme masa de dinero hacia los numerosos proyectos sociales que por ese entonces se estaban diseñando. Un año después nos enteramos que la propaganda de esta hidroeléctrica trepó al doble, solo difundiendo que la actual gestión está en contra de la corrupción (¿?).

 

Si el señor presidente es tan legalista como él mismo afirma serlo, ¿No está violando la Constitución al no velar por el 20 %, en el rubro educación, como indica nuestra Carta Magna? ¿Y qué ocurrirá con la salud de nuestros compatriotas durante el transcurrir del año venidero? Mientras tanto el despacho de la Primera Dama se lleva un millón de dólares más y los cientos de familiares de los Lugo Méndez, aun hasta los más lejanos, han ganado un interesante “soquete”.

 

Y para que puedan sonreír entre tantos sinsabores, les ofrezco uno de los tantos chistes que circulan por la red, y que tienen mucho que ver con el tema.— Y ¿Que te hacen acá?:

 

Una voz le contesta; acá primero te ponen frente a un foco de luz por una hora, luego en la silla eléctrica por otra hora, luego te acuestan en una cama llena de clavos por otra hora, y el resto del día viene el diablo alemán y te da latigazos.

 

 

Y ¿Qué es lo que hacen acá?:Aquí te ponen frente a un foco por una hora, en una silla eléctrica por una hora, luego en una cama llena de clavos por otra hora, y el resto del dí­a viene el diablo paraguayo y te da latigazos.

 

— Pero es exactamente igual a los otros infiernos, y ¿por qué aquí hay tanta gente queriendo entrar?…

 

— Porque acá nunca hay luz, por lo tanto la silla eléctrica no sirve, los clavos de la cama se los robaron y el diablo paraguayo viene, firma y se va. !!! Viva Paraguay!!!
<!–[endif]–>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *