Lune’ró

Recuerdo que en mi epoca de juventud, con fé en la patria, (c’est quoi tu dis, ce n’est même pas vrai), solia calificar al primer dia de semana laboral como lune’ró.  A veces a causa de la resaca de un fin de semana agitado, en otras ocasiones por el malhumor producido por la derrota de mi equipo de soccer,  otras veces porque no completaba mis horas 8 de sommeil recomendado por los cientificos. En fin, este fenómeno se aplicaba para explicar el desgano temporal, tanto de los perros como de las yiyis,

Habian los que llegaban al trabajo con un semi-coma alcohólico, sobre todo los que comenzaban la farra los viernes de noche y no paraban hasta el domingo.  Otros presentaban signos de malhumor porque su club habia perdido el domingo. En el caso de las mujeres en edad de copular, pobrecitas de ellas si presentaban la minima señal de malhumor, automaticamente el motivo era que no habian ligado el fin de semana, sin embargo, si las féminas se ausentaban un lunes al trabajo, el motivo extraoficial era que habian ligado demasiado el fin de semana. Para que quede bien claro, el termino ligar se usa en este caso especifico para indicar la acción de satisfacer los bajos instintos.

En la mayoria de los casos, el santo remedio para contrarrestar el lune’ró era el infaltable tereré con abundante remedio yuyo, no importaba que  hierba poner, lo importante era que el agua sea verde o marron, cuanto mas obscura, mejor. En el caso de las yiyis, bastaba pasar unas horas en la siesta con el dichoso sombrero, para que el martes aparezca la dulzura femenina en su maxima expresión.

El lunes 22 de abril del 2013, va ser un lune’ró para muchos. Teniendo en cuenta las elecciones presidenciales que se desarrollan hoy domingo 21 de abril en Paraguay, la derrota electoral del cabaju de los muchachos y las yiyis, tendra  repercusiones mañana lunes. El grave problema es que ni tomando tereré con el agua verde del lago Ypo’a, ni practicando todas las posiciones del kamasutra, harian que el malhumor desaparezca tan rapidamente para que el martes todo vuelva a la normalidad.

Por mi parte, voy a utilizar mis propiedades de  psicoanálisis, para determinar el grado de lune’ró de mis compatriotas.

Lo mas seguro es que antes de ir al trabajo, demain lundi, escucharé a mis amoras platónicas cuando dicen:

Es  lune’ró nuevamente,

Como quisiera que vuelva a ser domingo,

Porque el domingo es mi dia libre,

El dia en que no tengo que apurarme para ir a trabajar,

Pero es nuevamente un lune’ró
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *