MAL DÍA PARA LEVANTARSE DE LA CAMA

Por lo general, nuestras jornadas de trabajo transcurren dentro de una insulsa monotonía, siempre y cuando nos manejemos dentro de los parámetros medios de comportamiento. 

Sin embargo existen ciertos elementos del gran cosmos universal que en determinados momentos pierden la alineación de los astros y lo que tendría que ser un día de lo más tranquilo, se transforma en un infierno de veinticuatro horas. 

Entonces cuando se produce un hecho de estos, se desata un torbellino astral que ni les cuento. Como decía mi abuelita: “agarrate Catalina que vamos a galopar” o “ni los dioses del Olimpo te van a salvar de esto”. 
Por lo que estando en medio de la tormenta, lo único que nos queda es tener la suficiente paciencia como para esperar que termine el temporal y salga nuevamente el sol. 
Enseguida podemos darnos cuenta cuando un día se nos vuelve torcido, solamente con las primeras acciones posteriores al poner el primer pie sobre la alfombrita, por lo que nos queda únicamente dos opciones: seguir adelante aunque se nos caiga el mundo encima o bien volver a la cama y quedarnos allí todo el santo día, al menos hasta que den las 12 de la noche. 
Si optamos por el primer caso, corremos el grave riesgo que tengamos las manos llenas de grasa y te venga ganas de rascarte la nariz. 
En caso que existan dos programas de televisión que sean realmente buenos, es seguro que ambos serán pasados a la misma hora. Basta que te metas bajo la ducha para que suene el teléfono y que cuando lo atiendas, seguro que se corta. 
Cuando uno encuentra arrumbado, en el último rincón de la casa, algo que no usaba por años y lo tira a la basura. Es casi seguro que aquello lo va a precisar la semana siguiente. Siempre que uno llegue puntualmente a un encuentro no habrá nunca nadie para comprobarlo, pero en el desgraciado caso que uno se atrase, todos habrán llegado al lugar mucho antes. 
Cuando te llaman por teléfono, es casi seguro que tengas un bolígrafo a mano, pero que no tengas papel. Pero si tuvieras papel es probable que no tengas un bolígrafo. En caso que tengas ambos, es probable que ninguno te llame. 
Existe algo mucho peor que llevar el auto al lavadero y que a la media hora llueva. Es que llueva torrencialmente y nos encontremos con nuestro auto con las puertas cerradas y con la llave dentro. 
Nada es tan fácil como parece ni tan difícil como es la explicación de un manual de instrucciones. Las probabilidades que uno se ensucie comiendo cualquier plato con salsa son casi iguales a las necesidades que uno tiene de permanecer lo más limpio que se pueda.
Para una mujer que recién sale de una peluquería, los insultos por la velocidad del viento equivalen exactamente al precio cobrado por el peinado. 
Solamente tienes que estrenar tus nuevos lentes de contacto importados, para que toda la tierra y arena del vecindario, encuentre a tu ojo abierto. 
Todo el día el baño de casa estará a tu servicio, pero basta con que la expulsión de tus residuos sólidos sea inminente para que alguien de la casa lo ocupe primero y te haga esperar, mientras sudas horrores. 
Cuando busque algo que necesita con urgencia, podrá encontrar todo lo que creía definitivamente perdido, pero aquello que realmente fue la causa primaria de la búsqueda, por supuesto que no la encontrará. Siempre la fila de al lado anda más rápido, hasta que uno se pasa a ella, entonces aquella se volverá nuevamente más lenta. 
Nada más tiene que venir el técnico de cualquier equipo electrónico a nuestra casa para que el cacharro funcione correctamente, pero apenas saque los pies de la casa, fallará irremediablemente. 
Los dolores de muelas por lo general tienden a iniciarse el sábado por la noche. Uno de los grandes misterios del universo y que aún no ha sido resuelto es que los amigos van y vienen, sin embargo los enemigos no dejan de acumularse. 
Si le vas a prestar a un amigo un libro, un CD, alguna prenda de vestir o cualquier cosa por el estilo, es mejor que te despidas, de aquello, para siempre. Indefectiblemente cuanto menos dinero tengas en tu bolsillo, más cuentas a pagar te estarán llegando, para tu desconsuelo.
Las encomiendas que tardan normalmente un día, se demoraran cinco veces más, solamente porque es uno quien la está esperando. 
Basta que te subas a un ómnibus de pasajeros con el pantalón recién planchado y con los zapatos bien lustrados para que el primero sea arrugado como un acordeón y lo segundo pisoteado hasta el mismo cansancio. 
Siempre será mucho más fácil que pidamos perdón antes que conseguir que nos den permiso. Antes de conocer a una persona, debes tener muy en cuenta que la estupidez humana se reproduce como conejo, mientras que la sensatez y la cordura están en vías de extinción. 
Es fundamental que todo trabajo sea realizado en equipo, porque eso te permitirá siempre culpar a otro. Cuando contrate una póliza de seguro, piense que esta lo cubre todo, a excepción de lo que uno quiera asegurar. 
Cuando su auto tenga un desperfecto, recurrirá al mecánico mejor recomendado, quien por simple casualidad, nunca habrá visto un modelo como el tuyo. En caso que en tu región haya una gran sequía, que laves tu vehículo no hará que llueva, esto solo funciona a la inversa. 
Lo peor estupidez que uno puede hacer es preguntarle a un vendedor si lo que te estás probando te queda bien, y mucho menos si el precio es bueno. 
Por lo general nunca existe el tiempo suficiente como para hacer bien un trabajo, sin embargo siempre existe todo el tiempo del mundo para hacerlo de nuevo. Jamás deambule por los pasillos de la empresa en la que trabaje sin tener al menos un papel en la mano y luciendo cara de preocupación. 
Para aquellos que quieran conservar sus trabajos, es recomendable que no le permitas nunca que tus jefes sepan que tú eres mucho mejor que ellos. Todo lo aquí dicho es importante recordarlo siempre, pero no como consejo si no como simple sugerencia. De no hacerlo luego no se quejen que tengan que soportar aquel siniestro mal día sin levantarse de la cama. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor responda lo siguiente: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.