No solo las flores renacen en primavera

Siempre me han gustado los cambios de estaciones, me encantan las cuatro pero a pesar de amar la nieve recién caída, a veces se hace un poco largo el invierno. Por eso la primavera es bienvenida con bombos y platillos, con sus colores y calores, aunque a los árboles apenas comiencen a notárseles las yemitas de las hojas.
Lastimosamente, ella trae consigo algo esperado pero molesto: el deshielo. Y hoy no me refiero al lodo pegajoso que ensucia calzados y vestimentas sino al aumento del nivel de aguas de los ríos principales.
Aquí en Sherbrooke tenemos dos convergencias fluviales: la del St-François con el Massawippi primero y, en pleno centro de la ciudad, la del St-François con el Magog. El St-François así alimentado, sigue su trayecto hacia el noroeste hasta desembocar en el St-Laurence.
En su camino desde los lagos que lo originan en plenos montes Apalaches, el St-François recibe aguas de deshielo de los montes de Vermont, en EEUU, y de Megantic, además de todos los cercanos a él en la región de los Cantones del Este. Por su unión con el Magog también recibe las aguas de las nieves del mont Orford y de otros.
Con toda esta agua, no es de extrañar que el cauce habitualmente estrecho del río se vea colmado, saturado y sobrepasado hasta volverse imposible contenerlo. Es así que en la siesta de hoy, gracias a los casi 25°C reinantes, al radiante sol que acelera el deshielo y a las lluvias de los últimos días, el centro de la ciudad de Sherbrooke empezaba a ser despejado, los propietarios e inquilinos de los edificios de la zona se remangaban juntos para poner empalizadas de protección ante el inminente ingreso de las aguas en sus viviendas y comercios.
La ciudad tiene este aspecto en la zona de la SAQ y del supermercado Maxi, en pleno centro.
El paso por el puente de la rue King Est esta cerrado, hay rutas clausuradas como la 208, la 141, la 147 y la 108, probablemente la 112 en estos momentos también, así como varias calles de la zona céntrica. Se avisa a la población de los desvíos a tomar y de las precauciones para afectados y automovilistas.
Como les decía, la temporada de las flores es bonita, pero con tanta nieve caída en este recién terminado invierno, y a ello sumemos las lluvias, aun tendremos alertas e inundaciones en esta primavera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *