Protocolo de adhesión de Venezuela

Enrique Vargas Peña (foto de patriagrande.com.ve)

El viernes a media mañana entrevisté al canciller José Félix Fernández Estigarribia, quien con su proverbial amabilidad respondió a mis críticas sobre la situación del tratamiento en el Senado del protocolo de adhesión de Venezuela a MERCOSUR.

El canciller coincidió conmigo en que el tratamiento del protocolo tiene un componente que constituye parte de la defensa que Paraguay debe hacer de la vigencia del Derecho en MERCOSUR. Agregó que, a su juicio, también mantiene otro, referido a la situación venezolana.
Le dije al ministro Fernández Estigarribia que este otro elemento referido específicamente a Venezuela, es absolutamente secundario a mi modo de ver, marginal, irrelevante, pues la obligación inmediata del gobierno constitucional paraguayo es hacer todo lo que esté a su alcance para restablecer la vigencia del Derecho en MERCOSUR.
El Derecho está suspendido en MERCOSUR, ha sido reemplazado por la razón política (http://bit.ly/ORoBzx), (http://bit.ly/QPXqJ5) (http://bit.ly/OjJ5k1).
Brasil está imponiendo a Venezuela en MERCOSUR por la fuerza y violando todas las normas regulatorias al respecto. Luego, defender las normas en el caso venezolano es la única manera que tiene Paraguay de dejar a salvo la vigencia del Derecho en el bloque.
Y esto se puede hacer solamente siguiendo los pasos establecidos en los tratados, protocolos y acuerdos, los cuales exigen que el Senado de nuestra República trate el ingreso de Venezuela a MERCOSUR.
Se observa fácilmente pues que el tratamiento en el Senado paraguayo del protocolo de adhesión de Venezuela a MERCOSUR ya no tiene que ver con Venezuela, sino con la vigencia del Derecho en MERCOSUR.
Esto es igualmente cierto incluso si el presidente de Venezuela es Enrique Capriles o Mongo Aurelio. Esto nada tiene que ver con Hugo Chávez, ni con las características del régimen venezolano. Tiene que ver con la vigencia, o no, del Derecho en MERCOSUR.
Sin el Derecho, Paraguay no es igual a Brasil, sino más pequeño, mucho más pequeño. No hace falta ser Talleyrand o Kissinger para notar que la sexta economía del mundo (Brasil) tiene más, mucho más, peso político que la ciento y algo (Paraguay). Sin el Derecho, MERCOSUR no es una sociedad de iguales, sino un grupo de satélites girando alrededor de Brasil, un gigante mundial.
El gobierno paraguayo no tiene facultades para aceptar esa situación porque se lo impide expresamente el Artículo 143 de nuestra Constitución: “La República del Paraguay, en sus relaciones internacionales…se ajusta a los siguientes principios: 1. La Independencia Nacional; 2. La autodeterminación de los pueblos; 3. La igualdad jurídica entre los Estados”.
Estar en MERCOSUR sin la plena vigencia del Derecho admite la desigualdad de los Estados; limita la autodeterminación del pueblo paraguayo al obligarlo a someterse a un país mayor y, aunque los senadores intenten mirar para otro lado, destruye la Independencia Nacional pues ya no resolvemos nosotros nuestro destino.
Seguir en MERCOSUR sin la plena vigencia del Derecho es una violación grave de nuestra Constitución.
Me explicó el canciller que mañana lunes, 13 de agosto, concurrirá al Senado para exponer su parecer sobre los elementos que hacen a la cuestión del protocolo de adhesión de Venezuela a MERCOSUR.
Hay tres opciones sobre la mesa: La primera es postergar indefinidamente el tratamiento del protocolo; la segunda es aprobarlo y la tercera es rechazarlo.
Postergar el tratamiento del protocolo implica mantener a Paraguay degradado en MERCOSUR, porque impide una definición y prolonga el vigente status quo según el cual estamos obligados por MERCOSUR pero sin derechos hasta que cambiemos de gobierno.
Esta es la situación que Brasil desea porque evita que Paraguay rechace jurídicamente la violación de los tratados, acuerdos y protocolos realizada para imponer la presencia venezolana en MERCOSUR.
Si Paraguay no rechaza explícitamente la violación del Derecho, esta se consolida por el mero paso del tiempo y la posición hegemónica de Brasil se consagra por un reconocimiento fáctico, lo que Brasil necesita imperiosamente para sus negociaciones con la Unión Europea y por un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
Ruego que me desmientan, ruego que me refuten. Por favor.
Los partidarios de permanecer en MERCOSUR a pesar de que en el bloque ya no rige el Derecho, están haciendo todo lo que está a su alcance para postergar el tratamiento del protocolo (http://bit.ly/ORmb44) sirviendo a los intereses brasileños.
La postergación del tratamiento del protocolo venezolano les permite, además, disimular que son funcionales a Brasil con el argumento de que lo único que ellos pidieron es “no apurarnos”, como si en MERCOSUR no estuvieran produciendo sin nosotros nuevas normas que afectarán decisivamente a Paraguay, como por ejemplo la “corrección” en detrimento de Paraguay de los protocolos que garantizaban la igualdad jurídica (http://bit.ly/RuMMam).
La postergación del tratamiento del protocolo de adhesión de Venezuela a MERCOSUR beneficia a Brasil y a sus satélites. No a Paraguay. Luego, trabajar a favor de tal postergación es ser funcional a Brasil.
La segunda opción, aprobar el protocolo de adhesión de Venezuela a MERCOSUR es inane (“Del lat. inānis. 1.adj.Vano, fútil, inútil”) porque, a todos los efectos prácticos, Brasil ya impuso a Venezuela al bloque, Venezuela ya está en MERCOSUR y, por tanto, esta opción no contribuye a defender los derechos paraguayos en el bloque. Los funcionales a Brasil no la tomarán porque les dejará en evidencia.
Para producir efectos jurídicos, y para producir efectos políticos en defensa del restablecimiento del Derecho en MERCOSUR, Paraguay debe rechazar el protocolo de adhesión de Venezuela a MERCOSUR -ver revelador penúltimo párrafo de (http://bit.ly/P3sO68)-.
El rechazo del protocolo enviará la siguiente señal: Paraguay no aceptará jamás un MERCOSUR sin Derecho; Paraguay jamás aceptará ser desigual y menor en ningún bloque y MERCOSUR sin Derecho no es confiable para nadie, ni para Europa, ni para el mundo.
En manos de los senadores está decidir entre servir a Paraguay o servir a Brasil.
Publicado en la edición impresa de La Nación del 12 de agosto de 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *