UN ÁNGEL EN EL INFIERNO

Como consecuencia de la publicación de mi comentario “El tamaño no importa”, en la página digital Neike.com, he recibido un correo de un alto funcionario de la empresa PETROPAR, que no citaré su nombre, por no tener su autorización, pero que se ha sentido aludido por mi pensamiento en aquella columna de opinión.

En aquella ocasión dije: “En Paraguay todavía se piensa que el tamaño estatal es un tema que tiene que ver con la ideología, cuando esta cuestión solo pasa por la honestidad. En este país siempre se robaron todo, hasta la comida del gato”.  En otro párrafo agrego que: “Si los funcionarios no son honestos y el Estado no los castiga, solo los están premiando con la impunidad”.

Para concluir con aquello que decía: “Sacando raras excepciones, el Estado es ineficiente, y esto se nota con ANDE, COPACO, PETROPAR y demás joyas de la corona”. También creo haber dicho en repetidas ocasiones que PETROPAR era la única petrolera en el mundo que daba pérdidas.

En su primer correo, luego de una educada presentación, me cuenta que en el 2009, bate su record histórico de utilidades, siendo de aproximadamente U$S 80 millones, esperándose superar esa cifra en el 2010, aún a pesar de sufrir todos los sobresaltos del mercado internacional. Hecho este que la prensa jamás se encargó de destacar. Concluyendo su misiva con que ningún usuario de este país formó fila para cargar gasoil.

Mi contestación fue que: “las empresas estatales, en este país eran utilizadas como caja chica por el partido gobernante. Como recurso líquido para sus campañas políticas y en el ascenso personal de status y calidad de vida. 

Que revisara las últimas cúpulas que dirigieron la empresa, a la cual le dedica sus desvelos tantas horas al día. Que examinara las declaraciones juradas (si las hay) antes de asumir sus cargos y confrontarlas con el patrimonio después de haber dejado el cargo y se llevaría una asombrosa sorpresa”.

Agregando a continuación que: “Los números ofrecidos serían interesantes si van acompañados de una reducción de la deuda que PETROPAR, la más ineficiente empresa del Estado paraguayo, arrastra desde hace muchos años. Me entusiasmaría si hubieran incorporado tecnología, adquirido bienes de capital, introducido una  expansión en el mercado nacional e internacional. Los números pueden ser dibujados como los índices de inflación o disminución de robos y asaltos”.

“En cuanto a que la gente no forme fila para cargar combustible, no es ningún mérito, solo están cumpliendo con el trabajo para el cual han sido designados. No me pida que haga hurras por este hecho cuando es normal. Es lo mismo que felicitar a una madre por haber educado bien a su hijo”, concluyo mi correo.

La respuesta del funcionario no tardó mucho. “Por sus actos cada cual será juzgado, mas tarde o más temprano, sino que lo digan los 3 anteriores presidentes de PETROPAR que están siendo imputados, asimismo, no querer reconocer situaciones actuales y reales y mezclar conceptos, personas y tiempos de ninguna manera sirve para construir ciudadanía o esclarecer hechos o buscar mejores escenarios”.

“Tiene razón por una parte, esta empresa tiene actualmente una deuda de aproximadamente U$S 270 millones y más del 90% de la misma se origino de un “SUBSIDIO ENCUBIERTO” entre los años 2007-2008, y que esa deuda la generamos los consumidores del gasoil importado y distribuido por PETROPAR, a quien se le obligo a vender a precios muy por debajo del costo del producto”.

Rematando con que desconocía la creación de la Oficina Interna de Investigación de Ilícitos (OIDI) de PETROPAR y la reducción de faltantes en más del 70% entre 2009 y 2010. 

Hasta acá perfecto, solo que 24 horas después y por casualidad, encontré, hurgando en el ciber espacio, una nota del diario ABC de Asunción que  me puso todos los pelos de mi cuerpo “de punta”.

Ante esto decidí enviarle a este funcionario, un correo, comenzando con aquellas palabras suyas que decían:“Por sus actos cada cual será juzgado, más tarde o más temprano…”,y esto era totalmente independiente a lo que yo pudiera pensar de él, a nivel personal, ya que lo hacía en función de quienes administran algo que me pertenece y que en vez de hacerlo crecer, lo están, no solo dilapidando, si no que lo usan en beneficio propio.

Aquel artículo hablaba que con el gobierno Lugo, las anomalías nunca frenaron las andanzas de los máximos directivos de PETROPAR. Mencionaba que:“ En abril de 2010, el fiscal Martín Cabrera imputó al actual titular, Ing. Juan Alberto González Meyer. 

Se indica que PETROPAR debía cobrar U$S 7 por cada m3 (1000 litros), ya que el combustible de Petróleo de Venezuela S.A, guardado en las instalaciones de la petrolera estatal, era comercializado nuevamente a Bolivia. Cabrera encontró un daño patrimonial de U$S 260.400, pero que podría ser más alto”.

“Una cosa era almacenar y otra vender dicho combustible a Bolivia, la situación se tornó por demás irregular. En junio pasado, el agente fiscal Cabrera imputó por segunda vez a González Meyer junto con varios altos funcionarios de su máxima confianza. En esta ocasión, ya fue por un perjuicio financiero de casi U$S 2 millones, en contra del ente estatal”.

Para concluir, este desagradable tema, aún sigo pensando que todas las empresas estatales son ineficientes, lo cual no deja de asustarme. Pero lo que más me intranquiliza es que a la ineficacia se le suma la corrupción. Aún así, continuo teniéndole fe al ser humano, aunque no se si se lo merezca. También intento, no siempre, pensar mal de nadie; porque para eso está Dios allá arriba y la desacreditada justicia de los hombres, aquí abajo.

Me molesta sobremanera seguir viendo como los medios manipulan la información, según le convenga a sus intereses. Tanto como a esos funcionarios, de muy alto nivel, que poniendo esa especial carita de “yo no fui”, siguen engañando a la gente con falsos logros obtenidos y promisorias metas a cumplir, en algún posible 31 de febrero.


Esto es solo mi visión muy particular de la cosa. Y está dirigido especialmente a ese único ángel que se encuentra atrapado en el infierno, y que espero que sepa que existe un pueblo al que se  le toma el pelo todos los santos días del año, como si fuera un perpetuo 28 de diciembre. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor responda lo siguiente: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.