Ver la paja en el ojo ajeno

chachoriste@hotmail.com

Quizás muchos de ustedes no sepan el verdadero significado de este título; otros, tal vez no lo recuerden. Si bien esta frase no ha perdido su vigencia, ya no es tan utilizada como antiguamente. Y puede ser ese, uno de los motivos de su desconocimiento.

Por lo tanto, y antes que la curiosidad los termine por matar, ahora mismo se los explico. Este título se refiere a determinadas personas que ven todos los defectos, imperfecciones y vicios posibles en los otros, y no ve o no quiere admitir, de ninguna manera, los suyos propios.

La frase completa es la siguiente: “Ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en su propio ojo” y tiene su origen en el Evangelio, el cual transcribo textualmente de Mateo 7:1 al 7:4 inclusive:

“No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados; y con la medida con que medís, os volverán á medir. Y ¿por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu ojo? O ¿cómo dirás á tu hermano: Espera, echaré de tu ojo la mota, y he aquí la viga en tu ojo?”

Y ahora les daré unos cuantos ejemplos para que ustedes mismos puedan evaluar, cuán fácil es criticar a los otros, sin asumir sus propios errores. Vamos a comenzar a desenmascarar a la ambigua España, que todavía no sé por qué se la sigue llamando Madre Patria cuando por siglos se dedicó a despojar descaradamente de sus riquezas a sus hijitos americanos.

Resulta que todos los funcionarios de alto rango, periodistas de distintos medios de comunicación y una parte de los eclesiásticos españoles, no dejan de vapulear el nombre de Israel por su “férrea, cruel e inhumana opresión ” sobre los territorios ocupados de Gaza y Cisjordania. Las críticas son continuadamente ácidas y venenosas. Y con esto, no apoyo a Israel, ni mucho menos.

Pero prefiero escuchar la explicación que ellos tienen, sobre su derecho a ocupar la ciudad de Melilla, a la que disfrazaron, por decreto, como “Ciudad Autónoma”. Pero lo más triste de todo esto, es que, además de hacerla cautiva, a esta localidad, le cambiaron su verdadero nombre, que era el de Rusadir.

La toma de la plaza por las tropas del duque de Medina-Sidonia en 1497, se hizo a sangre y fuego. Siendo el contador Pedro de Estopiñán quien quedó como el dominador villano de esta historia. Recién en 1556, fue declarada dominio de la corona española. En resumen; Melilla, Ceuta y varias decenas de islas menores le fueron asquerosamente robadas a Marruecos.

Este último país, reiteradamente pide su inmediata restitución con los mismos alegatos que España hace de Gibraltar. Vaya paradoja. España habla del sometimiento de Palestina a Israel, cuando fueron ellos los que inventaron el verdadero pecado.

El lema de la Revolución Francesa:”Liberté, égalité, et fraternité”, que junto con la letra de la Marsellesa, su himno nacional; han sido los pilares en donde se asientan la democracia y los Derechos Humanos y donde todos los países americanos han buscado la fuente de su inspiración; han entrado en franca decadencia. Pero no en la China, Mongolia o Indonesia. Si no en su misma cuna, en la propia Francia.

Ellos, que tanto se preocupan por la situación de los Derechos Humanos en todo el mundo y se encargan de señalarlo con el dedo índice, a quienes los transgreden; están haciendo lo mismo con la deportación de cientos de gitanos. Puede ser que esto sea legal, encuadrado dentro de sus leyes, pero es absolutamente inmoral, ya que es otro aberrante y disfrazado caso de xenofobia.

Se los acusa de cometer pequeños robos, fraudes de todo tipo y de tráfico de criaturas; metiendo a todos ellos, en la misma bolsa. Ya el gobierno de Bélgica, que ha tensado sus relaciones con Francia, ha dicho que cada caso es un caso y debería de encararse el problema individualmente. Francia le ha creado un grave inconveniente a Rumanía y Bulgaria, quienes no están en condiciones económicas de recibir a todos los deportados, con los brazos abiertos.

Según cifras oficiales, hoy en día, EEUU tiene 4,5 millones de adictos a las drogas. Si le sumamos, a esto, los consumidores “blandos” o sea, aquellos que ingieren drogas regularmente, sin ser totalmente dependientes, pero que van en camino de serlo, nos encontramos con una cifra cercana a los doce millones. Necesitando con urgencia, todos ellos, un tratamiento de desintoxicación. Datos estos proporcionados por el Dr. Alan Leshner, unos de los asesores científicos de Barack Obama.

Ahora bien, el gran país del norte, que es a su vez, el mayor consumidor de drogas prohibidas del mundo, se ha ensañado con algunos países sudamericanos, por ser estos los mayores proveedores de substancias ilegales. Colombia, Bolivia, Perú, Paraguay y su vecino México, se encargan de inundar un mercado ávido de consumo y que no para de crecer desde la guerra de Vietnam.

Pero aquí viene a relucir el famoso cuento de quien nació primero, el huevo o la gallina. Si Estados Unidos no puede controlar el consumo interno de drogas, de su propio país, como pretende eliminar la producción de alcaloides en todo nuestro subcontinente, si son precisamente sus propios compatriotas los que lo incentivan, promueven y hasta financian. Hipocresía pura.

También se puede mencionar una famosa anécdota que ha quedado como una leyenda urbana, tomándosela a esta como un clásico de la payasada del socialismo del Siglo XX. Cuando Fidel Castro tomó a Cuba como su laboratorio de experimentos, pidió a todos los países socialistas que colaboraran con él, en la reforma agraria. Y les solicitaba en carácter de urgencia, todos los tractores que pudieran facilitarle.

El primero en hacerlo fue Yugoslavia, quien no se los prestó ni regaló, se los vendió y por supuesto, a un buen precio. Por desgracia para los cubanos, fue su propio camarada de ideas socialista quien “lo vacunó”, no fue un “puerco capitalista”. Ideas son ideas y negocios aparte. Por eso mis estimados lectores, no cometan los mismos errores que los ya dados, porque es muy sencillo criticar a los otros, ¿y por casa como andamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *